Sobre mi
Sobre mi
Sobre mi
¡Hola! soy, la Dra. Judit Soto

Probablemente pensarás que comer saludable es aburrido, que la comida no es tan importante en realidad y suficiente duro es el día como para comer a base de « lechuga y pechuga ». 

O, si estás un poco dentro del mundillo de la comida sana, probablemente tengas dolores de cabeza por tener que estar pensando en el menú perfecto que cuadre  a la perfeción las calorías, que te aporte todas las vitaminas y minerales. Así como no olvidarte de comprar los « superalimentos » – chía, quinoa, espirulina…- , y que todo sea ecológico, por supuesto. Y aún así, no acaba aquí el tema, sino que se te plantean más dudas: ¿tengo que hacer ayuno intermitente ? ¿tomar fruta de noche engorda ? ¿tengo que quitarme el pan y las harinas si quiero adelgazar ? ¿la dieta cetogénica sirve para quemar grasa ? (NORMAL)

Estoy aquí para dar respuesta a todas y cada una de estas preguntas, pero sobretodo, para des-complicarte la vida. Comer sano es mucho más sencillo de lo que jamás has imaginado, y por supuesto, muy delicioso. 

Pero antes de nada, empecemos por el principio, permíteme que te cuente brevemente mi historia. Mucho antes de ponerme una bata blanca y colgarme el fonendoscopio del cuello yo también tenía muchas preguntas sin respuesta sobre la alimentación. Con tan sólo ocho años me diagnosticaron una enfermedad inflamatoria intestinal llamada « Enfermedad de Crohn ». Yo no sabía que era eso, aunque por la cara que pusieron mis padres entendí que era algo grave. Mi día a día no era el de un niño normal : dolores de barriga y diarreas constantes, le cogí manía a la comida y perdí mucho peso. Inconscientemente, relacionaba esta con los síntomas que me provocaban tanto malestar, y mi cuerpo se desnutrió mucho, hasta el punto de no crecer nada de nada durante un año. Los médicos me daban batidos hipercalóricos e insistían en que tenía que comer, pero yo seguía teniendo mucho miedo. Conforme pasaba el tiempo empecé preguntarme qué alimentos podrían ayudarme, cuales debía evitar, si había alguna dieta milagrosa que me ayudara a sentirme mejor porque seguía convencida que la comida tenía mucho que ver.

Así que empecé a experimentar con la comida, a crear mis primeras recetas en base a las sensaciones que tenía al comer un alimento u otro. La cocina se convirtió en mi terapia, me ayudaba a sentirme físicamente mejor y, además, me olvidaba de mis problemas. 

Con el paso de los años, mi interés entre la relación alimentación-enfermedad fue creciendo, motivo por el cual decidí estudiar medicina. 

 En la carrera aprendí mucho sobre todas las enfermedades: sus causas, cómo se manifiestan en el cuerpo, cómo podemos diagnosticarlas, sus tratamientos,… Pero me seguía faltando esa conexión con la dieta, con el estilo de vida. Así que empecé a leer artículos científicos de prestigiosas revistas como Nutrients, New England  Journal of Medicine, Nature reviews, The Lancet,etc. Aprendí que la comida sí que importaba, descubrí la importancia que tiene en relación con la microbiota y el sistema inmune. O cómo se relaciona con muchos otros órganos y tejidos causando patologías. 

Completé mis estudios de medicina con un máster en nutrición clínica y endocrinología. Actualmente, estoy cursando uno de microbiota humana mientras hago la especialidad médica. 

¿Pero de qué sirve tener tantos conocimientos si no se ponen en práctica? Por este motivo, creé la cuenta de Instagram @Dracookinghealthy (Doctora cocinando sano) con el objetivo de ayudarte a ti y a miles de personas a descubrir todo lo que puedes ganar si cambias tus hábitos. En este blog encontrarás información basada en la mejor evidencia científica, recetas deliciosas y otros recursos de forma 100% gratuita para que aprendas a cuidarte a ti y a tu familia.

Soy médico con una misión: ayudarte a mejorar tu salud y prevenir enfermedades. ¿Sabías qué lo que más peso tiene en nuestro bienestar es lo que ponemos en el plato ?